Dejó su trabajo para dedicarse a pintar animales de peluche

Brent Estabrook tenía una vida normal con un trabajo normal pero un día decidió que eso no era lo que quería, su pasión es la pintura y más exactamente pintar muñecos de peluche. Dejo todo atrás y comenzó a realizar estas hermosas obras de arte, quiso hacer realidad su sueño, lo que lo hacía feliz.

Brent es tan apasionado por su oficio y sus animales rellenos que cuando le preguntan de donde viene su inspiración no duda en responder que lo inspira “llevar a la gente de nuevo al estado de la infancia, justo cuando empieza la búsqueda de sueños y pasiones“.

Cuando comienza a trabajar es como si entrara en su propio mundo y pierde la noción del tiempo al punto que no sabe exactamente cuando demora realizando una de sus obras, pero dice que es bastante tiempo, que las grandes pueden llegar a durar entre 200 y 300 horas en terminarlas.

Puedes ver todos sus animales de peluche en su cuenta de Instagram