La piel de un Sphynx, se convirtió en lienzo para un tatuador.

El cuerpo de un inocente animalito se vio inmerso en la expresión de arte de uno de los tatuadores de Rusia. Este artista plasmo en su gato 4 diseños de tatuajes, aplico anestesia para mitigar su dolor y justifico su actuación, mencionando que era un hecho normal y que no era el primer tatuaje que el realizaba a su mascota.
Elizabeth Skorynin, mujer que encabeza un centro de rehabilitación de animales, refiere que los Sphynx tienen la piel muy sensible y cualquier lesión por más pequeña que sea les causa dolor y malestar; además de que la anestesia les hace daño y tan solo un 50% sobreviven a este abuso.
Aleksandr Purtov, un tatuador local, trata de defender el caso de su colega mencionando que este hecho era normal hace muchos años atrás para los agricultores y que por consiguiente, no hay razón para que se prendan las alarmas de moralidad ahora.