Cada prótesis está ajustada con tornillos a su fémur

La doctora Sarah Bergh fue quien encontró a vincent, un gatito de 3 años que carecía de sus extremidades traseras y que no se tiene idea de que accidente sufrió que lo dejó en esta condición, la mismo Bergh en conjunto con la compañía BioMedtrix  pusieron en marcha esta iniciativa que permitiría que vincent volviera a caminar.

El procedimiento fue un éxito y solo será cuestión de tiempo para que este gato puede llevar una vida normal e incluso saltar.